Se deben aplicar algunas reglas generales sencillas para una unión exitosa y un uso óptimo de adhesivos y selladores.

 

  • ¡Adhesivos, Pegamentos y selladores se hacen para pegar!

Prácticamente, los adhesivos y selladores se adhieren a casi todos los materiales siempre y cuando sean mutuamente compatibles entre sí. Por lo tanto, la elección del adhesivo o sellador de acuerdo con los materiales a unir es primordial. Hay colas para prácticamente todos los materiales conocidos o casi.

 

  • Todos los adhesivos y selladores no tienen las mismas propiedades

Algunos resisten la humedad o incluso la inmersión en el agua, otros serán flexibles o duros, algunos serán transparente u opaco o coloreados, otros soportarán altas temperaturas o incluso fuego para una cierta duración. Todavía otros serán adecuados para el contacto con los alimentos o comida e incluso serán comestible .... Así se elige un pegamento o un sellante de acuerdo con los usos previstos (véase: Tipos de adhesivos y sus usos).

 

  • Una gran cantidad de pegamento o masilla no significa una unión mejor o más fuerte

Debemos usar la cantidad necesaria, ni más ni menos. Algunas uniones requieren capas delgadas (por ejemplo, para materiales con superficies lisas o uniformes) y otras capas más gruesas (por ejemplo, para el montaje de materiales con superficies irregulares o para llenar huecos utilizando selladores o masillas). Las masillas en general y ciertas colas específicas tales como adhesivos de epoxi o poliuretano tienen la capacidad de llenar vacíos o unir superficies irregulares satisfactoriamente.

 

  • Dar tiempo al tiempo. Ningún pegamento o sellante alcanza su resistencia óptima inmediatamente 

Los pegamentos más rápidos se pegan casi instantáneamente o en segundos, los adhesivos y sellantes más lentos en varios días. Lo mejor es esperar al menos 24 horas para obtener un agarre y una resistencia óptimos. Algunos adhesivos o sellantes requieren mantener el conjunto con, por ejemplo, una junta sujetada, siempre y cuando el adhesivo o la masilla tomen y alcancen una fuerza suficiente.

 

  • Un fallo de adhesión casi nunca es el resultado del pegamento o sellador, sino de una falta de preparación de las superficies a pegar o de una elección inadecuada del producto

Las superficies limpias son una buena garantía de éxito. Si la unión se rompe, con una simple inspección visual es posible determinar el motivo del fallo y remediarlo (véase: Fallo de Adhesión).

 

  • Los adhesivos y selladores se pueden quitar

Hasta la fecha, existen varias técnicas y productos que hacen posible eliminar o limpiar adhesivos y selladores. Los métodos más comunes son o bien quitando mecánicamente (por la fricción o abrasión) o por el uso de ciertos productos que pueden ablandar o incluso destruir los adhesivos y selladores y permitir que se eliminen fácilmente con una espátula. Algunas colas, sellantes o autoadhesivos son adecuados para uniones temporales y se pueden desprender fácilmente. (Nótese que los caracoles son un buen ejemplo de adhesión temporal).

 

  • Herramientas y Accesorios

Algunas herramientas y accesorios tales como espátulas dentadas o cuchillas para selladores pueden también resultar muy útiles para una mejor aplicación y distribución del pegamento o masilla.

 

Para una explicación más detallada de cómo funcionan los adhesivos y selladores, consulte " Adhesion: cómo y por qué ".

Conocido desde hace miles de años (véase: Historia de los adhesivos, selladores y pegamentos), adhesivos y selladores se han convertido en esencial para fijar, montar o sellar, en muchas áreas, para nuevos proyectos o reparaciones.

 

► BRICOLAJE Y PROFESIONAL